Marzo 2007

LOS TELEÑECOS, MUCHO MÁS QUE SIMPÁTICOS

Escrito por 
LOS TELEÑECOS, MUCHO MÁS QUE SIMPÁTICOS


Muchos de nosotros aprendimos la diferencia entre cerca y lejos de la mano de Jim Henson, el padre de unos personajes de
trapo famosos en todo el mundo: los Muppets, más conocidos en España por los Teleñecos. ¿De dónde salieron? ¿Por qué? ¿Qué los hizo famosos?...

 JIM HENSON: “Cuando trabajas con niños eres consciente de que les estas presentando una imagen de la vida; no buscas fortalecer sus miedos, lo que quieres es darles un poco de consuelo y mostrarles alguna forma de vencer sus temores”.

 Si os dijera que muchos de nosotros aprendimos a contar y la diferencia entre cerca y lejos de la mano de Jim Henson, tal vez os preguntaríais de quién hablo. James Maury Henson es el padre de unos personajes de trapo famosos en todo el mundo: los Muppets, más conocidos en España por los Teleñecos.

 Jim Henson nació el 24 de septiembre de 1936 en Leland (cerca del Mississipi). Fue su abuela materna, pintora, costurera y amante de las artes, la que le animó a usar su imaginación para crear. La primera película de cine que el joven Jim vio fue “El Mago de Oz”, y quedó impresionado. En el año 1950 su padre compró el primer televisor de la familia, y después de la novedad inicial, Jim supo cual era su sueño: ¡trabajaría en la televisión!

 DE VIEJA CHAQUETA VERDE A…¡GUSTAVO!

 Su oportunidad llegó cuando en 1954, a los 18 años, vio el anuncio de la WOTP (televisión local de Maryland) que buscaba marionetistas para un programa infantil (“junior good morning show”). El programa no duró más de dos semanas, pero recibió tan buena crítica que animó al joven Jim a llevar sus marionetas a la WRC-TV (filial de la NBC), emisora local de Washington. Allí estuvo 7 años que aprovechó para matricularse en la Universidad de Maryland estudiando arte. También empezó un negocio de carteles publicitarios que le ayudó mucho económicamente.

 El primer encargo de la WRC fue hacer un pequeño espacio en el programa “Afternoon”, en el que conoció a su primera compañera de trabajo y futura esposa, Jane Nebel. Los directivos de la cadena le dieron entonces otra gran oportunidad: haría un programa de cinco minutos dos veces al día, en horario de máxima audiencia. Así pues, el 9 de mayo de 1955 vio la luz el primer programa de “Muppets” hecho por Jim Henson: “Sam and Friends” (Sam y amigos). Jim se escribía los guiones y ponía voz a algunos personajes pero, lo más importante fue que, ideó la forma de “darles vida” tan característica de los Teleñecos: los marionetistas usan un televisor que les muestra, en directo, lo que se está grabando y que luego el espectador verá, de manera que pueden rectificar rápidamente cualquier error. Además, para poner la voz a cada marioneta usan un micrófono enganchado a una cinta en el pelo.

 Precisamente en este programa nació el personaje que se convertiría en el icono de los Teleñecos y de la futura Compañía Henson: la rana Gustavo (René en Latinoamérica). Jim construyó a Gustavo con los restos de una vieja chaqueta verde de su madre y una pelota de ping-pong, cortada por la mitad para los ojos.

 MUÑECOS PARA EDUCAR Y TRANSMITIR VALORES

 En 1959 Jim se casó con Jane Nebel, después de hacer un viaje por Europa en el que conoció el mundo tradicional de las marionetas. El joven matrimonio también dedicó muchos viajes por Estados Unidos para conocer nuevas técnicas en las numerosas convenciones sobre títeres por todo el país. Precisamente en una de estas convenciones fue donde conocieron a Frank Oz, marionetista colaborador de Henson a partir de entonces y su mano derecha, así como a Jerry Juhl, guionista de la compañía desde entonces.

 A principios de los años 60 la Compañía Henson (Muppet Inc.) se situó en el East 53rd Street de Maniatan, incorporando a Don Sahlin, quien se encargaría de la construcción y diseño de nuevos Muppets y definió el estilo de los Teleñecos, tal y como lo conocemos actualmente. Pero fue a finales de los 60 cuando se empezó a gestar entre la “Children´s Televisión Workshop” (CTW, un grupo de realización de programas para niños) y Jim Henson: un nuevo programa con el que crecerían la mayoría de los niños de aquella generación: “Sesame Street” (Barrio Sésamo).

 El 10 de noviembre de 1969 tuvo lugar la primera emisión. Barrio Sésamo era un programa educativo infantil, con títeres, actores y animaciones que enseñaban a los niños pequeños lectura, aritmética básica, habilidades, higiene, etc. En el programa se plasmaban conceptos como la multiculturalidad, la aceptación de discapacitados, convivencia, familia, y todo ello mediante Muppets de diferentes colores, tamaños, acentos y costumbres. Se retransmitió a escala mundial y en muchos países se produjeron versiones adaptadas. En España, el 50% del programa se grabó en los estudios de Prado del Rey, con personajes tan memorables como la gallina Caponata, el caracol Perezgil y, más tarde, Espinete y Don Pimpón. La versión estadounidense del programa, que aún se emite, en su constante intento por educar a los más pequeños, llegó a convertir a Triki, el monstruo de las galletas, en vegetariano (el 12 de abril del 2005), para colaborar en poner freno a la obesidad infantil en Estados Unidos.

 Y DESPUÉS DE BARRIO SÉSAMO…MÁS

 Gracias al éxito de sus programas de televisión y a la admiración que le producía a Jim ver como un niño miraba a un Teleñeco como un ser vivo, produjo otras series inolvidables en los 80: “Fraggle Rock”, “Muppet Babies”, “El Cuentacuentos”, “El Cuentacuentos: Mitos Griegos”, etc.

 “Fraggle Rock”, un programa semanal de media hora de duración, nos traslada a un mundo subterráneo en el que habitan 3 razas diferentes en simbiosis, siendo el tema de la integración y la convivencia una de las principales características de los productos de la Compañía Henson, y su mejor enseñanza para niños y adultos. Este programa se emitió del 1983 al 1987 (5 temporadas), y en algunos países, como ya pasó con Barrio Sésamo, se adaptó a cada cultura.

 “Muppet Babies” (los Pequeñecos en España) estaba destinado a los más pequeños y lo protagonizaban los Teleñecos en versión bebé. Vivían en una guardería, caminaban a gatas y llevaban pañales.

 “El Cuentacuentos” (“the Storyteller”, 1987) fue una serie donde el narrador de cuentos con su perro contaba a los niños relatos tradicionales. Era una mezcla de actores humanos con creaciones de la compañía de gran calidad. En total se emitieron 9 episodios de unos 25 minutos de duración. En el año 1990 la Henson produjo 4 episodios más, pero esta vez sobre mitos griegos, llamada “El Cuentacuentos: Mitos Griegos” (Orfeo y Eurídice; Teseo y el Minotauro; Perseo y la Gorgona; Dédalo e Ícaro).

 DE LA TELE A LA GRAN PANTALLA

 En cuanto a las películas de Jim Henson en la década de los 80, a parte de las más conocidas, protagonizadas por los Teleñecos, encontramos 2 pequeñas joyas: “Cristal Oscuro” (1982) y “Laberinto” (1986), y una colaboración muy especial en la saga de “La Guerra de las Galaxias”: la creación del maestro Yoda (con la voz de Frank Oz).

 “The Dark Cristal” (Cristal Oscuro, 1982) es una película totalmente protagonizada por muñecos. Una lucha del bien contra el mal, en la que el protagonista ha de restablecer el equilibrio de su mundo. De nuevo Jim Henson crea un universo multicultural, donde las diversas razas han de convivir respetando las leyes de la naturaleza para mantener la armonía del planeta.

 Dada la complejidad de las creaciones de estos trabajos, y de la utilización de nuevos recursos del mercado para realizar animaciones electrónicas, nació la “Jim Henson´s Creature Shop” (la tienda de criaturas de Jim Henson) donde desde entonces, se crean infinidad de muñecos para cine, publicidad y televisión.

 Jim jamás dejó de trabajar con películas de Teleñecos pero participó en infinidad de proyectos como marionetista. También creó por esa época la “Jim Henson Foundation”, una entidad destinada a promocionar y desarrollar el arte de las marionetas en Estados Unidos.

 LA VIDA EN COLORES

 Podríamos seguir enumerando cada película, serie y colaboración de Jim Henson en el mundo del cine, la televisión o la publicidad (“La historia interminable”, “Las Tortugas Ninja”, “Grandes relatos”, “The Hoobs” o “Dinotopía”). También son innumerables los premios que la compañía Henson ha conseguido. Su carrera acabó el 16 de mayo de 1990 cuando una neumonía se lo llevó. A su funeral asistieron unas mil personas y, por supuesto, infinidad de Teleñecos, con Harry Belafonte cantando su canción favorita, “Turn the world around”. Como él mismo había pedido, nadie llevó ropa negra a su funeral, quería que su muerte fuese como su vida, con todos los colores del mundo alrededor.

 Jim Henson dedicó su vida a crear magia con unos “muñecos de trapo”; adoraba a los niños pero también a los adultos que conservaban el alma de niño, “la gente más interesante que conozco es aquella que tiene un niño en su interior”, dijo en una ocasión. Él mostraba el mundo sin disfrazarlo: “cuando trabajas con niños eres consciente de que les estás presentando una imagen de la vida; no buscas fortalecer sus miedos, lo que quieres es darles un poco de consuelo y mostrarles alguna forma de vencer sus temores” aseguraba cuando le preguntaban sobre su trabajo en programas infantiles. Jim creía en un mundo mejor, feliz, lleno de imaginación y paz, y lo demostraba el la línea de trabajo que mantuvo su compañía en todo momento.

 Tras su muerte, su obra y su compañía han seguido adelante. Su hijo, Brian Henson, es el presidente de la “Jim Henson Productions Inc.” Frank Oz, la mano derecha de Jim, sigue animando el espíritu de los Muppets con su trabajo en los proyectos que la Henson produce.

 “Tengo la esperanza de haber dejado el mundo un poco mejor cuando me marche, que mientras yo he estado aquí”, dijo Jim Hemson en una ocasión y, ese fue, sin duda, su legado.

 

Elena Sabidó

 

 

Deja un comentario