Esfinge suscripción 2017

Junio 2009

John Williams, el compositor de la aventura

Escrito por 
John Williams, el compositor de la aventura

“Componer no es difícil, lo complicado es dejar caer bajo la mesa las notas superfluas.”
Johannes Brahms

Una de las partes más importantes de las películas, aunque no siempre se reconozca, es sin duda la partitura que acompaña las imágenes de las películas. Imaginad por ejemplo una escena en la que el héroe protagonista está a punto de rescatar a la chica, con un ejército de 20.000 soldados enemigos persiguiéndole... y suena de fondo una nana. O una escena romántica con la heroína del film a punto de decirle a su amado que le quiere... y escuchamos una marcha militar. Sería algo extraño y realmente no nos agradaría en absoluto.
Éste es precisamente el trabajo de los compositores de bandas sonoras: poner a cada escena una música acorde con las imágenes y el argumento, que además consiga transportarnos a esa realidad de la gran pantalla.

Y uno de estos maestros de la partitura cinematográfica es John Williams, compositor de tan conocidas películas como “la Guerra de las Galaxias”, “E.T.”, “Superman”, “Harry Potter”, “La lista de Schindler” y tantas otras. Para todos es inconfundible la música de estas cintas y cada vez que la escuchamos, inmediatamente nos imaginamos a los protagonistas e incluso les emulamos (cuántas veces al escuchar la música de “Indiana Jones” no hemos cogido nuestro sombrero imaginario y hemos corrido delante de una inmensa bola de piedra que nos perseguía en un templo maldito; o escuchando las primeras notas de “Superman” no hemos convertido una toalla roja en una capa y hemos “volado” por el comedor de casa).

ALGUNAS NOTAS BIOGRÁFICAS

Hijo de Esther Towner y John Williams Sr., John Towner Williams nació en Nueva York el 8 de febrero del año 1932. Ya desde bien joven estuvo en contacto con la música, pues su padre fue músico en la CBS Radio Orchestra de Nueva York y también trabajó en la 20th Century Fox en Los Ángeles. Por este motivo la familia Williams se trasladó a esta ciudad el año 1948, donde el joven John estudió piano con Rosina Lhévinne (la maestra de piano más importante de la Escuela Juilliard). Así pues, decidió que sería concertista de piano y a los 19 años presentó su primera composición, una sonata. También estudió en UCLA y tuvo clases privadas con Mario Castelnuovo-Tedesco (compositor y guitarrista de gran renombre). Incluso dirigió durante 3 años la banda de música de las Fuerzas Aéreas.

A pesar de que inicialmente se formó en música de estilo clásico (piano y guitarra sobre todo), también se interesó por el jazz y por la música folclórica y popular.
Pero lo que realmente le dio a conocer al gran público fue su trabajo en bandas sonoras de películas de todo tipo.

Sus primeros trabajos relacionados con el cine fueron como colaborador musical de personalidades de la música de cine clásico estadounidense, como Bernard Hermann o Alfred Newman en la Fox a finales de los años 50. Pero fue en la década de los 70 cuando se dio a conocer con películas como “La Aventura del Poseidón” (1972), “Terremoto” (1974) o “El Coloso en Llamas” (1974).
En el año 1975 se lanza definitivamente al estrellato con “Tiburón”. Y en el año 1977 compone dos de sus obras más conocidas por casi todo el mundo: “La Guerra de las Galaxias” (de un joven director desconocido por aquel entonces llamado George Lucas), y por otro lado “Encuentros en la tercera fase” (de otro joven director llamado Steven Spielberg). Precisamente sus colaboraciones con estos dos directores han marcado toda su carrera. Con George Lucas trabajó en toda la saga de “La Guerra de las Galaxias”, que consta de 6 películas, y con Steven Spielberg compuso tantas otras como la saga de “Indiana Jones”, “E.T”., “Parque Jurásico”, “La lista de Schindler” ...

Obras más recientes de gran éxito son las composiciones para las primeras películas de “Harry Potter”, “Memorias de una Geisha”, “Atrápame si puedes”, “Minority report”...
En todas sus composiciones musicales para películas, John Williams (de más de 70 años actualmente), continúa haciendo que la música sea una parte muy importante de la trama, casi otro protagonista de la película. Incluso experimenta con diferentes registros con colaboraciones con músicos de jazz (como es el caso de “Atrápame si puedes”,  en la que la música parece sacada de un club de jazz de los años 60) o con músicos orientales como el violonchelista  Yo Yo Ma (en la película “Siete años en el Tíbet”, donde la música acompaña a los impresionantes paisajes y templos tibetanos de manera magistral).

EMOCIONES BAJO LA BATUTA

Una de las mejores cualidades de John Williams a la hora de componer una banda sonora es que acostumbra a ponerle música a los diferentes personajes, de manera que al acabar de ver la película, inevitablemente, el espectador asocia cada uno de los personajes con una melodía concreta. De este modo el director y el compositor logran  transmitir, casi sin que nos demos cuenta, unas emociones concretas al espectador en relación a cada uno de los protagonistas. Por ejemplo: el malo de la película tendrá una melodía concreta que relacionaremos con él hasta el final de la película, de manera que al escucharla sentiremos de inmediato la presencia del malvado. En cambio, los protagonistas, normalmente los buenos, siempre irán acompañados de una música con la que nos sentiremos identificados sin darnos cuenta y que nos llevará a sentir la complicidad inmediata con ellos. Por otro lado, en momentos de tensión, escucharemos música más rítmica, más fuerte. Y en momentos más románticos las notas serán dulces, suaves con instrumentos poco estridentes. Esta es una de las mejores habilidades de John Williams, que en cada una de sus bandas sonoras consigue que la música sea otro personaje más de la historia, que cada protagonista consiga tener mayor profundidad gracias a la melodía que le acompaña y que la música sea tan necesaria como los actores, sin la cual parece que falta algo. Incluso consiguió que en la película “Encuentros en la tercera fase”, de Steven Spielberg, las cinco notas (re, mi, do, do y sol), que servían de código de comunicación entre los humanos y los extraterrestres, se convirtieran en una melodía con la que todo el público se sentía casi obligado a mirar a las estrellas esperando ver una nave espacial con unos pequeños seres verdes que saludándoles.

A pesar de ser muy conocido por sus composiciones para películas de gran éxito, Williams nunca ha dejado de componer obras de corte clásico e incluso fue el autor de la música de las olimpiadas de Los Angeles 1984 y de Atlanta 1996. También desarrolló una faceta de compositor de música para programas, series y películas de televisión. Sus composiciones son mayoritariamente de estilo “neorromántico”, influenciado por compositores del romanticismo alemán como Richard Wagner, Max Steiner y Erich Wolfgang Korngold. Él mismo dijo: "cuando escribo música fuera del mundo del cine, siento que puedo ser más experimental, siento que puedo ponerme a prueba y tratar de no desalentarme por los grandes maestros del pasado".

A sus 77 años de edad sigue en activo, componiendo, dirigiendo, haciendo arreglos musicales y conciertos. Su producción musical es inmensa: más de 50 piezas de corte clásico, unas 10 sintonías para programas y series de televisión, la música para 4 juegos olímpicos (1984, 1988, 1996 y 2002) y más de 100 bandas sonoras. Ha ganado 5 premios Oscar (“El violinista en el tejado” 1971, “Tiburón” 1975, “La Guerra de las Galaxias” 1977, “E.T. El Extraterrestre” 1982 y “La Lista de Schindler” 1993) y ha sido nominado 45 veces (tiene el record de ser la persona viva con más nominaciones a los Oscar). Y además de los premios Oscar, también ha sido premiado infinidad de veces en otros tantos certámenes y ceremonias de todo tipo por sus composiciones.
John Williams es, sin duda, uno de los compositores más productivos y conocidos en el mundo del cine. No solo por la gran cantidad de obras que tiene en toda su carrera musical, sino por la calidad que tienen sus trabajos. Y ahora que es ya un anciano, sigue dándonos grandes partituras y siendo un ejemplo para muchos compositores.

http://es.wikipedia.org/wiki/John_Williams_(compositor)
http://www.johnwilliamscomposer.com/
http://www.johnwilliams.es/
http://www.johnwilliams.org/
http://www.epdlp.com/compbso.php?id=633

Elena Sabidó Hidalgo

Inicia sesión para enviar comentarios