Esfinge suscripción 2017

Mayo 2014

El hombre que decidió parar una guerra

Escrito por  Esmeralda Merino
El hombre que decidió parar una guerra

¿Puede un hombre solo parar una guerra?

Ronny está convencido de que él sí puede. De que todos podemos y debemos hacerlo. Él cree que la guerra entre Irán e Israel no solo no está justificada, sino que los iraníes y los israelitas de a pie no la apoyan. Y ha decidido tomar cartas en el asunto y evitarla. Así de simple. Utilizando las redes sociales e Internet, ha conseguido que se oigan las voces de miles de personas que creen lo mismo, y que se haga visible mucha gente anónima que ha lanzado su verdad silenciosa para que retumbe en este mundo globalizado, donde en cualquier rincón del mundo podemos encontrar una forma de vida como la nuestra. Sea cual sea el resultado final de su iniciativa, ya ha demostrado que un solo hombre puede empujar la historia.

Hasta ahora, conocíamos la imagen de cualquier dirigente promoviendo un enfrentamiento bélico. Todos tenemos derecho a defendernos si nos atacan. Unas palabras convenientemente elegidas pueden sugerir la idea de que “es lo mejor para evitar mayores males” y “hemos de protegernos”. ¿Quién no recuerda al presidente Bush explicando con cara de consternación la terrible amenaza que suponían las armas de destrucción masiva de Irak? Después de más de ocho años de bombas, desolación y miles de muertos civiles, nadie pudo demostrar nunca que esas armas existieran. En cambio, todos hemos visto las terribles secuelas de desgracias que se desataron sumergiendo a miles de personas en un infierno.

En un vídeo que no dura ni dos minutos, Ronny cuenta, entre otras cosas: “Soy Ronny, tengo 40 años. Soy padre de familia, diseñador gráfico, maestro y ciudadano israelí. Y les pido ayuda. (...) A la gente de Irán: (...) para que haya una guerra entre nosotros, primero debemos tener miedo el uno del otro, primero debemos odiarnos. Yo no os tengo miedo y no os odio. Ni siquiera os conozco. Jamás un iraní me ha hecho daño alguno. (...) Si veis a alguien en la televisión hablando de bombardearos, os aseguro que no representa a toda la gente de Israel”.

En apenas veinticuatro horas, la gente comenzó a compartir la imagen inicial que Ronny colocó en Facebook en marzo de 2012. Cientos de mensajes llegaron desde Irán para comunicar a la gente de Israel que ellos estaban en la misma situación y creían lo mismo. La noticia saltó a las televisiones y los periódicos. En pocos días, Ronny preparó un vídeo que se ha reproducido más de un millón de veces en Youtube en poco más de cuatro meses. Y a este vídeo le respondieron otros vídeos en la misma línea, tanto de Israel como de Irán, algunos tan impactantes como el de un joven iraní que explica con su propia voz que piensa lo mismo, pero aparece con la cara tapada para no ser perseguido por esta declaración.

Esta es la historia de David contra Goliat. En la Biblia, David vencía a Goliath lanzando una piedra con una honda para derribar al gigante que le sobrepasaba en fuerza bruta. Han cambiado las circunstancias. Hoy, un David del tercer milenio lanza un mensaje de paz y amor a través de las redes sociales y de los invisibles hilos de la realidad virtual de Internet para que se propague como un virus que paralice y deje inoperativo al gigante que se camufla bajo un aspecto protector mientras esconde el botón que puede poner en marcha una maquinaria de dolor y calamidades.

Ronny nos ha enseñado que David puede transformarse a sí mismo en Goliat gracias a su determinación y su decisión de utilizar su capacidad de discernir y actuar en consecuencia. Porque no nos engañemos: hoy, ¿quién pone la mano en el fuego por la integridad moral de los que tienen el poder en el mundo? ¿Quién puede señalar la línea que separa los intereses legítimos y la sed de justicia de la codicia y el deseo de someter a los más indefensos?

Ronny, te hemos escuchado. Es lo que te propusiste. Ahora, ya hemos adquirido el deber moral de decidir si estamos de acuerdo contigo o no.

http://www.youtube.com/watch?v=I6sPCSJu31U

Deja un comentario