Enero 2017

A limpiar el mundo

Escrito por  Yolanda Perera López
A limpiar el mundo A limpiar el mundo

A finales de los 80 el australiano Ian Kiernan, tras competir en regatas en solitario navegando por todo el mundo, se horrorizó por la cantidad de basura que había en el mar. No entendía cómo podía haber tanta contaminación.

En 1989, al regresar a su país, consigue, con la ayuda de sus amigos, reunir a 40.000 personas, organizando el Día A limpiar la Bahía de Sidney. Recogen desde chasis oxidados de coches y plásticos de todas clases a botellas de cristal y colillas. Su éxito les hace pensar que igual que han logrado mover a la gente de su ciudad pueden hacerlo con el resto del país. Así, en 1990, se celebra el primer Día de A Limpiar Australia, consiguiendo que participen cerca de 300.000 voluntarios.

GQHEB Asociación Nena Paine (5)

GQHEB Asociación Nena Paine (2)

 

 

GQHEB Asociación Nena Paine (3)

Con el apoyo de las Naciones Unidas, a través de su programa para el Medio Ambiente (PNUMA), Ian exporta esta filosofía al resto del planeta, fundando en 1993 A Limpiar el Mundo (Clean Up The World).
La buena acogida de esta idea ha hecho que alrededor de 35 millones de personas de más de 130 países diferentes participen cada año en la campaña de A Limpiar el Mundo.

Colegios, empresas, ONG, asociaciones, familias, grupos organizados, realizan actividades de todo tipo que sirven para mejorar su entorno. El principal evento tiene lugar el tercer fin de semana de septiembre, cuando se celebra a nivel mundial el Fin de Semana de A Limpiar el Mundo. Es una oportunidad de unir a millones de personas en acciones a favor del medio ambiente y de celebrar las distintas actuaciones que llevan los participantes a lo largo de todo el año. Para 2016 han elegido el lema Nuestro Entorno… Nuestro Planeta… Nuestra Responsabilidad.

GQHEB Asociación Nena Paine (1)

Una buena iniciativa que fomenta el cuidado de nuestro entorno, enfatizando la importancia de las acciones locales que contribuyen a la mejora global y la necesidad de sentirnos responsables del lugar que habitamos.

Deja un comentario