Esfinge suscripción 2017

Enero 2016

El nombre de Corea

Escrito por  Elena Sabidó
El nombre de Corea

Aunque el nombre con que nos llamamos a la mitad norte de la península de Corea es simplemente Corea del Norte, sus habitantes, para referirse a su propio país utilizan el termino Choson (Tcio-Shen), «Serenidad de la mañana».

El de «Corea» derivó del de un rey semilegendario que en el siglo II antes de Cristo dominó el país.

Ese rey se llamaba Co-Shou-Mo. Había nacido en un reino que los viejos geógrafos orientales sitúan «a mil ri al norte de Tcio-Shen»; es decir, aproximadamente, en Siberia.

Una vez, el rey Pou-Yo encontró, durante una cacería, a una muchacha maravillosa que decía ser hija del dios del río. Pou-Yo, fascinado, la llevó consigo a la corte y ya no la dejó salir. Pero he aquí que, al volver de un viaje muy largo, el soberano se encontró con que la doncella iba a tener un hijo. Pou-Yo, furioso, quiso matarla; pero ella le contó su historia y aquello le salvó la vida. El monarca oyó con asombro cómo una mañana se había despertado bañada por un sol de fuego, cuyos rayos la seguían misteriosamente cuando intentaba retroceder, y desde aquel día la hija del dios del río supo que iba a tener descendencia. Pou-Yo, al oír su relato, se quedó pensativo y le perdonó la vida.

El niño nació al fin, y a los pocos años sus proezas y su habilidad para manejar el arco hicieron que le dieran el nombre de Shou-Mo, «el diestro tirador». Pero su habilidad y su fuerza despertaron tantas envidias que le obligaron a huir de la corte. Fue a establecerse en la parte sur de la península, que por aquel entonces se llamaba Kuré, de la que se proclamó rey. Como su nombre de familia era Co, dio a su reino el nombre de Co-Kuré, que con el tiempo se fue abreviando hasta quedar convertido en Corea.

El nombre y las primeras noticias sobre aquel país llegaron a Europa traídas por Marco Polo.

Inicia sesión para enviar comentarios