Esfinge suscripción 2017

Diciembre 2012

El ojo del hipopótamo

Escrito por 
El ojo del hipopótamo

Un hipopótamo cruzaba un pantano cuando, de repente, se le salió uno de los ojos, que fue a caer en el agua.

El hipopótamo se puso a buscarlo por todos lados dando vueltas y más vueltas. Buscaba a su derecha, y a su izquierda, y a su espalda, pero no había manera de encontrar el ojo.

Al ver su nerviosismo, los pájaros del río le gritaban a coro:

–¡Calma! ¡Hipopótamo, haz el favor de tranquilizarte!

Pero el hipopótamo, cada vez más nervioso, no les oía. Tenía que encontrar como fuera el ojo que había perdido. Entonces, los peces y las ranas decidieron unir sus voces a las de los pájaros.

–¡Calma, calma, calma! ¡Hipopótamo, haz el favor de tranquilizarte!

Por fin, el hipopótamo oyó sus voces, se quedó quieto y los miró.

De inmediato, el limo y el barro que, loco de desesperación, había removido con sus patas se depositaron en el fondo del pantano. Y entre sus patas, dentro del agua que volvía a estar clara, el hipopótamo encontró su ojo. Lo recogió y lo colocó de nuevo en su lugar.

Fábula africana

Recopilado por Elena Sabidó

 

Deja un comentario