Noviembre 2016

Los filósofos van al cine

Escrito por  El Equipo de Esfinge
filosofos van al cine filosofos van al cine

Desde que apareció el cinematógrafo como nuevo espectáculo de masas la sociedad le asignó una misión de distracción, entretenimiento, evasión de los problemas cotidianos y tal enfoque sigue siendo vigente en la actualidad, más de un siglo después. Pero ya sabemos mucho más de lo que hace el cine con la gente y de lo que hace la gente con el cine. Estamos familiarizados con su capacidad narrativa, con el poder de alimentar el imaginario social, de sacarnos  de nuestra realidad cotidiana y hacernos soñar. El cine construye discursos, transmite patrones culturales, sirve a los intereses de todas las ideologías, hace que nos representemos la historia y el presente de una determinada manera, responde en suma a la forma de ver el mundo de las gentes y no siempre de manera totalmente inocente.

Noël Burch lo  definió como «El tragaluz del infinito» en un libro clásico que explica muchas cosas de este fenómeno cultural tan importante. Y alguien lo denominó como «una fábrica de sueños».

Nosotros en Esfinge consideramos que el cine también es una buena herramienta para hacernos reflexionar y tomar conciencia de nuestra realidad humana y cambiante. Por eso lo hemos emparentado con un tipo de filosofía  pegada a la vida de las personas que se debaten en busca del sentido de su existencia. Hemos convocado a nuestros colaboradores a la tarea y el resultado es este número, con su espléndida relación de ejemplos que muestran que sí, que los filósofos van al cine y hacen cine.

Deja un comentario