Mayo 2007

INVESTIGACIÓN FORENSE: LA ÚLTIMA RESPUESTA

Escrito por 
INVESTIGACIÓN FORENSE: LA ÚLTIMA RESPUESTA


En una gran cantidad de casos policiales, con lo único que se cuenta para la identificación de un individuo son sus restos óseos, en ocasiones en muy pequeña cantidad, y otras veces son restos de prendas que aparecen con ellos. A partir de tan poco material es preciso reconstruir una imagen biológica: un ser humano que una vez estuvo vivo.

La Antropología Forense se ocupa de la exhumación e identificación de restos óseos. Es una ciencia multidisciplinar, en colaboración con la paleoantropología, la antropología física, odontología, aportes arqueológicos, anatomía, criminalistíca; todo ello en apoyo de la Policía Científica.

En una gran cantidad de casos policiales, con lo único que se cuenta para la identificación de un individuo son sus restos óseos, en ocasiones en muy pequeña cantidad, y otras veces son restos de prendas que aparecen con ellos. A partir de tan poco material es preciso reconstruir una imagen biológica: un ser humano que una vez estuvo vivo; su estatura, su rostro si se trata de un cráneo, las enfermedades que padeció y que en gran parte dejan huella en los huesos, a veces el trabajo que realizaba y que puede producir malformaciones, y, por supuesto, las causas de su muerte.

Es indudable que los huesos nos cuentan una infinidad de cosas. Lo llevan haciendo así desde la más lejana prehistoria, permitiéndonos reconstruir a los humanos que nos precedieron y su modo de vida. Los huesos actuales nos cuentan historias más cercanas, pero igualmente útiles; los anteriores para la historia; éstos para la justicia.

forense3.jpgAbrimos esta nueva sección hoy con lo más obvio: la exhumación. El primer paso del proceso de identificación tiende a la recolección de la mayor cantidad posible de evidencias, condiciones del enterramiento, tiempo transcurrido, proceso de tafonomía (cambios corporales desde la muerte hasta el hallazgo), etc.

Éstos son los pasos que se siguen:
- Lo primero es anotar fecha y lugar de la exhumación, complementada con fotografías desde todos los ángulos posibles, que se repetirán al finalizar la extracción de los restos.
- Reconocer las variaciones en la vegetación y en la composición del suelo y relleno de la fosa.
- Reconocer si hay uno o más individuos, y si el enterramiento es primario o secundario; es primario si el individuo o ha ido movido tras su inhumación, y secundario si ha sido extraído y vuelto a enterrar, lo cual ha producido alteraciones en la escena.
- Buscar en las capas de la tierra materiales asociados: en la primera y en la última; en un entierro secundario se han destruido probablemente los materiales del primario.Aislar el cuerpo y excavar alrededor un mínimo de 30 cm, coleccionando cuanto elemento extraño se encuentre, con un cepillo blando.
- Fotografiar y hacer un gráfico de cuanto se encuentre: restos de ropa, cabellos, balas, etc.
- Antes de extraer al individuo, efectuar su medición antropométrica: longitud total de los restos y su posición relativa.
- Una vez retirado, excavar y cribar la tierra en la que se encontraba, numerando y guardando en bolsas lo hallado.

Bien: ya tenemos a los huesos en la mesa del laboratorio. Comienza el análisis científico.
Pero eso lo veremos en meses sucesivos.

Mª Ángeles Fernández
Criminóloga

Inicia sesión para enviar comentarios