Octubre 2016

Beneficios Tai Chi

Escrito por  Escuela de Tai Chi Wu Hsin
Tai Chi Tai Chi

Son pocas las personas que no han oído hablar alguna vez del ancestral arte oriental Tai Chi. Sin embargo, no son tantos los que conocen en qué consiste en realidad, ni tampoco sus grandes beneficios para la salud física y psicológica, los cuales le han permitido una tremenda expansión a nivel mundial.

Aunque es difícil en un artículo escrito hacer entender de una manera vivencial lo que el Tai Chi Chuan nos puede aportar a todos los niveles, vamos a tratar de transmitir lo mejor posible algunos conceptos esenciales.

El Tai Chi tiene una visión holística del ser humano; considera al hombre una unidad, un conjunto donde todas las partes están relacionadas entre sí y donde todo influye en todo.

En ese sentido, la moderna psicosomática viene investigando desde hace tiempo estas evidencias, de las que ya los antiguos tenían constancia. Hoy se sabe de forma científica que, por ejemplo, una persona con depresión experimenta una importante disminución de sus anticuerpos. Su sistema inmunológico queda debilitado, lo que facilita la aparición de enfermedades. Podemos comprobar entonces cómo un problema de origen psicológico termina claramente convirtiéndose en un problema físico.

En nuestra sociedad, hoy en día, son relativamente altos los niveles de estrés y ansiedad, por citar tan solo dos de los males más comunes. Esto acaba afectando siempre, tarde o temprano, a nuestro cuerpo. Nuestro cerebro, a través de nuestro sistema nervioso, envía impulsos constantemente a todo nuestro organismo: a nuestros músculos (esto es lo más evidente) y también a nuestros órganos internos. Cuando estos impulsos vienen en mal estado, la salud y el equilibrio natural de todo el sistema va siendo dañado. Si esta situación se prolonga a través del tiempo, ese equilibrio se rompe y, finalmente, aparecen dolores y enfermedades.

Buscando la armonía

foto4bd9El Tai Chi, como uno de los métodos psicosomáticos por excelencia, trata de restaurar y mantener el equilibrio y la armonía perdidos.
A través de sus movimientos suaves y su concentración serena, vamos consiguiendo una mente centrada y estable, paz en nuestras emociones y relajación, fluidez y energía en nuestro cuerpo.
Es interesante constatar con la práctica del Tai Chi, la simbiosis e influencia mutua que se produce entre la mente y el cuerpo. El cuerpo es un espejo de la mente, por lo que así como esté nuestra mente, estará nuestro cuerpo. De la misma manera, por ley de correspondencia, también el cuerpo puede influir en la mente y las emociones. Si conseguimos generar un patrón de comportamiento armónico en nuestro cuerpo, podremos influir positivamente en nuestra psiquis.

Cada vez hay más científicos que reivindican la disciplina de la psicosomática y, especialmente en medicina, se ha conseguido hacer grandes avances en este campo a nivel de experimentación. En referencia a esto, cabe mencionar que lo más avanzado en investigación médica en la actualidad no se está dando en el campo de la química (medicamentos) o la cirugía, sino en el del electromagnetismo. Y ese electromagnetismo tiene una relación directa con nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso. Por tanto, si somos capaces de dirigir nuestros pensamientos, podremos dirigir nuestra energía electromagnética y autocurar dolencias o desequilibrios energéticos y físicos, como demuestran las investigaciones que se han realizado sobre Chi Kung (trabajo de energía) terapéutico.

Por otra parte, esta profunda y completísima disciplina no solo reduce y disminuye nuestros aspectos negativos, sino que, además, potencia los positivos.
El Tai Chi, en su constante búsqueda de la armonía entre los complementarios (yin y yang) permite a cada cual encontrar lo que necesita, es decir, o bien liberarnos de aquello que nos sobra, o bien conseguir aquello que nos falta. La agitación psicológica y la tensión y rigidez en el cuerpo (exceso de yang) son disminuidas, y la dispersión mental y la debilidad física (exceso de yin) son paliadas con un aumento de la concentración y de la energía.
Serenidad en el movimiento.

FOTOS DEMOSTRACION TAI ChI CHUAN (2)

Como hemos mencionado, existe en primer lugar un trabajo de «vaciado», tanto de las tensiones y rigideces del cuerpo como de la mente. Es como una especie de limpieza interior de todas las suciedades que se han ido acumulando durante años y que han acabado por atascar las tuberías. Cuando realizamos ese trabajo de desatasco de los conductos, la energía vuelve a fluir nuevamente por ellos. Esto produce en nuestro organismo un aumento y expansión de lo que en China se denomina el Chi, la energía vital del cuerpo.

A su vez, nuestra mente también se va volviendo más libre, fluida y descondicionada, lo que nos permite ir ganando en claridad mental, serenidad y discernimiento.
Un trabajo paciente y consciente en esta dirección acaba por transformar positivamente nuestro carácter, volviéndonos más sosegados, naturales, alegres y optimistas.
El cultivo de este «vaciado» (yin) nos llevaría a un segundo trabajo: el «llenado» (yang), en donde se desarrollan aspectos como la fuerza interior, la voluntad, la determinación y otros elementos internos que aumentan nuestra energía y capacidad a todos los niveles.

En este sentido, la búsqueda de esa anhelada fuerza interior nos va llevando al aspecto marcial del Tai Chi, que, en sus diversos niveles, tiene la capacidad de irnos acercando paulatinamente al verdadero objetivo de este noble arte: el conocimiento y el dominio de nosotros mismos.

Unos de los principios del Tai Chi dice que debemos «mantener la inmovilidad en el movimiento», es decir, mantener la quietud y la serenidad de la mente en medio de la actividad. Las prácticas de Tai Chi marcial, como las de cualquier arte marcial interno auténtico, además de ser altamente efectivas para la defensa personal, son las únicas que en realidad nos garantizan poder mantener la fluidez, la concentración y la serenidad de la mente y el corazón en medio de la batalla de la vida.

El Tai Chi Chuan es un camino sin límites en el que el practicante va profundizando y dominándose a sí mismo cada vez más a medida que practica.
En un mundo como el actual, con tanta carencia de elementos que nos permitan conocernos y mejorarnos de una manera real, el Tai Chi viene en nuestra ayuda para hacernos experimentar vivencias algo más profundas y hacernos retornar a lo natural, a nuestro verdadero origen, que es, según la cultura tradicional china, la armonía.

Inicia sesión para enviar comentarios