Febrero 2007

Ordenadores a 100 dólares y algo más…

Escrito por  Juan Carlos del Rio
Ordenadores a 100 dólares y algo más…


El proyecto es conocido como OLPC, por sus siglas en inglés “one laptop per child”, o “un portátil por niño”. Podemos ver su página web no sólo en inglés, sino en más de 30 idiomas. Recomiendo visitar la wiki que contiene una explicación más técnica y detallada del proyecto. Y para los amantes de la interactividad, podemos seguir el blog con las noticias diarias de este proyecto.

Recientemente hemos leído acerca de la presentación en Valencia del “ordenador de los 100 dólares”. Ciertamente es un tema apasionante

que creo que no podré explicar en un solo artículo. Este mes hablaré sólo de las implicaciones comerciales y educativas, y más adelante nos adentraremos en los pioneros de la Inteligencia Artificial, que han sido algunos de los principales contribuidores a este proyecto.

Básicamente el proyecto consiste en poder proporcionar ordenadores de bajo coste, bajo consumo y bajo nivel de aprendizaje a niños del Tercer Mundo para mejorar sus capacidades educativas. De esto nos ocuparemos en un futuro artículo, porque se basa en las ideas del pionero de la Inteligencia Artificial, el sudafricano Seymour Papert, colaborador del famoso educador suizo Jean Piaget en los años 60, que propuso la utilización de las matemáticas para entender cómo piensan y aprenden los niños.

Posteriormente Seymour Papert trabajó en el Laboratorio de Inteligencia Artificial del prestigioso MIT, con Nicholas Negroponte, otro de los emprendedores del proyecto OLPC y entusiasta promotor del mundo de la información digital y de la interacción del hombre y las máquinas computadoras.

Gracias a la iniciativa de Nicholas Negroponte, recientemente salió a la luz este mini-portátil conocido como X0, que se fabrica en Taiwan y que consta de una pantalla de 7.5 pulgadas, que trabaja tanto en color como en blanco y negro para ahorrar energía. No tiene disco duro, pero sí conexión a Internet. El sistema operativo es una simplificación de Linux y la presentación no es con el típico desktop de Windows, sino con un entorno muy sencillo lleno de pequeñas cajitas a manera de grandes iconos, desde los que se accede a los programas e incluso a los ordenadores de nuestros vecinos y colegas de clase, incluso estando apagados. También dispone de una videocámara para las videoconferencias y para sacar fotos digitales de mediana calidad.

Su consumo de energía es muy bajo, con un microprocesador de AMD que se apaga cuando la computadora no procesa información. Precisa de sólo 2 watios por hora, contra los 100 w/h que gasta un ordenador estándar. La forma de carga de la batería es también muy imaginativa: dispone de una especie de pequeño yo-yo que el niño debe utilizar durante seis minutos para poder hacer funcionar el ordenador por una hora. Se están estudiando otras fuentes alternativas de energía, como la solar, pero aún no hay una buena solución.

Cuando los niños salgan de la escuela y se lleven su portátil a casa, cada unidad mantendrá su conexión inalámbrica con las unidades a una distancia menor de 500 metros, creando una red autoensamblada. Cada unidad podría convertirse en una repetidora de Internet, posibilitando así el acceso a comunidades que hoy no lo tienen.

En la actualidad, hay encargos tentativos por tres millones de unidades. Su fabricación en gran escala empezará cuando se llegue a los cinco millones de unidades. Basándose en las negociaciones en curso, Negroponte espera alcanzar esa meta a mediados de 2007.

Pero el portátil de 100 dólares no se pondrá a disposición del público en general. “Por ahora, ellos deberán comprar la Dell de 499 dólares –concluye Negroponte–. En realidad, la nuestra fue diseñada para países en desarrollo... polvorientos, sucios, sin electricidad o con un suministro poco confiable, etc.”

Juan Carlos del Rio

Deja un comentario