Mayo 2014

DE UNA MADRE

Escrito por  Teresa Cubas Lara
DE UNA MADRE

¡Cuántas cosas escondidas
guardas en las alacenas!
Por lo pronto pon la mesa
y prepara los manjares,
ya verás que poco a poco
van llegando comensales.

Para el olvido, recuerdos;
para las penas, cantares.
Si están solos, ¡un abrazo!,
y si perdidos... ¡ ya sabes!

Que, sin más, se beneficien
cuando pasen por tu calle,
porque les des, sin reparo,
la sonrisa ¡de una Madre!

Compartir
Más en esta categoría: « A CADA PASO DE NUEVO »

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.