Junio 2014

DE NUEVO

Escrito por  Teresa Cubas Lara
DE NUEVO

Ayer se oscureció toda mi hacienda,
y supe del sabor de la amargura;
confusa así quedose la conciencia;
por todo mi horizonte la espesura.

¿Con quién habré yo hablado por la noche,
que traigo un nuevo rostro en la alborada?
La nube de borrasca ya se esconde;
de nuevo veo luz en la mañana.

La cruz es más liviana, y sin pesares
giramos la cabeza a la montaña.
El Sol allá a lo lejos ¡siempre sale!
¡De nuevo nos alumbra la esperanza!

En pie, con solo Dios por equipaje,
en marcha nos ponemos sin tardanza.

Más en esta categoría: « DE UNA MADRE EL ÁRBOL »

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar