Viernes, 01 Febrero 2019 00:00

La Mochila a las espaldas

No hallarás en mi morada

acabada perfección.

Si tan solo es lo que esperas,

no hallarás entonces ¡nada!

En mí solo encontrarás

voluntad para la marcha

y el saber que hay un camino

que se ofrece a la mirada.

¿Puede, acaso, el peregrino

llevar limpias las sandalias?

Esto es lo que te muestro:

la mochila a las espaldas

para cruzar el desierto

con provisiones del alma.

Sabemos que hay una Fuente

y sus aguas… ¡regaladas!

¿Tienes sed, amigo mío?

¡Vamos juntos a buscarla!

Y beberemos unidos

cuanto de bueno anhelabas…

Publicado en Rincón de poesía
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar