Sábado, 01 Septiembre 2018 00:00

El paro y el gigantesco rocho

Había una vez un pájaro llamado rocho, de cuerpo tan enorme como la montaña Taishan y alas como nubes que cubrían los cielos. Cuando se remontaba por los aires, se levantaba un ventarrón; y, en cada, abarcaba 90.000 li deslizándose sobre el vapor brumoso, bajo el cielo azulado.

Una vez iba volando hacia el Mar del Sur.

–¿Hacia dónde irá? –se preguntaba un paro riéndose–. Yo salto unos cuantos ren y luego bajo a divertirme entre los arbustos. Esto es más que suficiente para mí. ¿A dónde más querrá ir?

Aquí se puede ver la diferencia de punto de vista entre el grande y el pequeño.

Zhuang Zi

Cuento chino

Publicado en Cuentos con sabiduría
Viernes, 01 Junio 2018 00:00

La carpa en el carril seco

Zhuang Zhou no tenía dinero. Un día fue a ver al Marqués Guardador del Río para pedirle prestado un poco de grano.
–Está muy bien –dijo el marqués–. Pronto habré recogido los impuestos de mi feudo; entonces le prestaré trescientas monedas de oro. ¿Qué le parece?
Zhuang Zhou, muy indignado, le contó esta historia:
–Cuando ayer venía hacia acá, oí una voz que me llamaba; mirando en torno vi una carpa tendida en un carril seco del camino.
–¿Qué le pasa, carpa? –le pregunté.
–Soy oriunda del Mar del Este –contestó–. ¿No tiene Ud. un cubo de agua para salvar mi vida?
–Muy bien –le dije–. Muy pronto visitaré a los príncipes Wu y Yue, en el sur, y le haré llegar el agua del Río del Oeste. ¿Qué le parece?
La carpa se indignó muchísimo.
–Estoy fuera de mi elemento habitual –dijo–, y no tengo dónde residir. Un cubo de agua me salvaría, pero Ud. no me da sino promesas inútiles. Pronto tendrá que buscarme en la pescadería.

Cuento de China, Zhuang Zi

Publicado en Cuentos con sabiduría
Sábado, 01 Abril 2017 00:00

El Cochero Vanidoso

El cochero vanidoso

 Un día Yan Zi, primer ministro del reino de Qi, salió en su carroza. La mujer de su cochero, desde el portal, observó cómo su marido, engreído y presumido, conducía los cuatro caballos desde el pescante.

Cuando el cochero regresó a casa, la mujer le dijo que quería abandonarle.

El marido preguntó el porqué.

Yan Zi es primer ministro de Qi –repuso ella–. Es famoso a través de todos los reinos. Pero hoy lo vi sumido en sus pensamientos y sin darse aires. Tú eres un simple cochero; sin embargo, te das gran importancia y estás muy satisfecho de ti mismo. Por eso te quiero dejar.

Desde entonces, el marido se comportó con modestia. Cuando Yan Zi, sorprendido, inquirió el motivo de este cambio, el cochero le dijo la verdad. Entonces Yan Zi lo recomendó para un puesto oficial.

Cuento chino, autor - Yan Zi

 

Publicado en Cuentos con sabiduría
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar