Sábado, 02 Febrero 2013 01:00

Editorial

Las inmensas posibilidades de información que tenemos a nuestro alcance, gracias a las nuevas tecnologías que han conformado la Sociedad de la Comunicación, nos permiten que tengamos a mano, como nunca antes había sido posible, infinitas fuentes de conocimiento. Si alguien siente la necesidad en nuestros días de profundizar en algún tema o campo de estudio, puede hacerlo de manera bastante fácil y gratuita. Y sin embargo, esa misma facilidad o accesibilidad, en términos actuales, está produciendo el efecto contrario, pues predomina por todas partes la superficialidad. Cualquiera se siente capacitado para escribir o hablar de cualquier cosa, o incluso de plagiar los trabajos de otros, sin el menor miramiento y con la mayor desfachatez.

Tal sobrecarga de conocimientos inútiles vienen justificando desde hace años la necesidad de acompañar a los buscadores por los laberintos, como hacen los guías en los espacios inhóspitos donde es fácil perderse.

Nosotros pensamos que Esfinge podría cumplir en cierta forma esa función que consideramos necesaria y puesto que se trata de navegar, nos proponemos proporcionar algunas cartas de navegación que orienten el rumbo de los que, como nosotros, quieren saber más, no de cualquier cosa inútil, sino de aquellos temas que nos ofrezcan respuestas perdurables para nuestras preguntas permanentes.

Nuestros artículos no pretenden agotar los temas que abordan. Sería no solo pretencioso, sino imposible. Pero eso no significa que no nos comprometamos con la profundidad y el rigor y con el respeto a quienes nos encuentran en sus navegaciones.

El Equipo de Esfinge

Jueves, 27 Diciembre 2012 23:07

Editorial

Continuamente oímos hablar de la crisis que nos aflige. Damos por hecho que no afecta solamente al sistema económico o financiero, o al desempleo, sino que son los valores, el modelo de sociedad, las costumbres, los modos de vida, los que están cambiando. No debemos ver algo negativo en esto, sino natural pues, como observaban los antiguos sabios chinos, todo lo que existe está sometido a un cambio incesante, de tal manera que lo importante es que seamos capaces de intuir la dirección que van tomando los acontecimientos, su “sentido”. Se ponen en evidencia los errores cometidos, la inconsciencia, la falta de responsabilidad, la codicia , la insensatez, con sus desdichadas secuelas.

Hablamos mucho de la crisis, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos, se hace en un tono lastimero o derrotista, el dolor y el miedo ante los efectos devastadores nos paralizan y generan un sentimiento de impotencia y fatalidad. Sin embargo, muchas personas están considerando posibles salidas, que aporten soluciones para superar los efectos nefastos que la crisis general produce en nuestras vidas individuales.

Los que hacemos Esfinge sentimos que tenemos el deber de informar sobre las iniciativas y propuestas que se vienen haciendo desde diferentes ámbitos, como invitaciones a reorientar el rumbo de las cosas. Nos parece fundamental contribuir a una reflexión colectiva, serena e independiente y escuchar a quienes tienen algo que decir para enriquecer los debates y salir de los lugares comunes y las opiniones en exceso apasionadas. De algunas de esas propuestas trata este número que abre un nuevo año, un nuevo ciclo del tiempo, como una hoja del libro de la vida aún en blanco, esperando que queden reflejadas en ella nuestras acciones. Deseamos que sea feliz para todos, especialmente para nuestros lectores y amigos.

El Equipo de Esfinge

 

Miércoles, 28 Noviembre 2012 21:40

Editorial

No se han puesto de acuerdo nuestros colaboradores, eso nos consta, pero resulta curioso ver cómo han coincidido algunos de ellos en comparar el pasado con el presente y mostrarnos cuánto hay en nosotros que tiene sus raíces en el mundo clásico, de donde viene la filosofía  y nuestras principales raíces culturales y de pensamiento.   

Resulta reconfortante comprobar que hay muchas cosas que cambian pero también las hay que permanecen y resisten a través del tiempo, de los siglos o de los milenios, y nos siguen iluminando y  proporcionando respuestas a nuestras preguntas, que también son las mismas que pudieron hacerse los contemporáneos de Escipión, por hacer referencia a nuestro entrevistado, el escritor Santiago Posteguillo, que nos cuenta el mundo romano por medio de unos trepidantes relatos que no podemos dejar de seguir leyendo. Esto es un mérito indudable ahora que, según se dice, casi nadie lee. Es una buena manera de aprender historia de forma amena y entretenida.

En un momento como el actual, en el que nos vemos abocados a cambios de los cuales desconocemos dónde nos llevarán, en el que comprobamos a diario que nada dura, obsesionados como estamos con los cambios y el culto a lo efímero, es una buena estrategia caminar de la mano de los clásicos, pues intuimos que tienen mucho que ofrecernos para estos tiempos de desconcierto.

Esperamos que les resulte a  nuestros lectores  tan apasionante como nos ha parecido a nosotros ese encuentro entre el pasado y el presente y nos sugiera a todos las necesarias propuestas para un futuro que está ya aquí.

                
                            El Equipo de Esfinge

Martes, 30 Octubre 2012 22:40

Editorial

Una de las tareas más apasionantes que suelen entusiasmar a nuestros colaboradores es encontrar los puntos de encuentro entre la llamada Sabiduría atemporal y las disciplinas científicas actuales. Podemos encontrar a estudiosos de las antiguas civilizaciones, o del mundo clásico, que encuentran mensajes muy iluminadores para las preguntas que nos hacemos en este convulso siglo XXI. También en sentido contrario, cada día tenemos noticia de investigaciones científicas, sea en el campo de las ciencias de la Naturaleza, o la neurología, o la psicología social, que parecen corroborar muchas teorías, o tesis que hemos leído en textos arcaicos, maneras de interpretar el mundo que son no ya modernas sino posmodernas, en su audacia y novedad. Ya a nadie le extraña que se diga que practicar la meditación tibetana tiene efectos terapéuticos para enfermedades como ciertos tumores, o reconocer en los textos de algún científico cuántico reminiscencias de los filósofos presocráticos.

No cabe duda que la facilidad para tener noticias de tales investigaciones y conclusiones que nos ofrece Internet es una de las enormes ventajas de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Nosotros queremos aprovechar esta oportunidad que nos ofrecen de avanzar en el conocimiento de las cosas que nos interesan y compartir nuestros hallazgos con vosotros, nuestros lectores.

Y junto a estos intereses, la Filosofía, siempre, como elemento relacionante entre las disciplinas. Con acierto, la Unesco determinó hace varios años destinar un día para promover la Filosofía, como actividad humana, no necesariamente ni exclusivamente académica, sino vital, cotidiana. Los seres humanos tenemos de filósofos mucho más de lo que nosotros mismos creemos y resulta apasionante encontrar ejemplos en el cine, o en las letras de las canciones populares. Se vive mejor con Filosofía, podría ser un slogan muy cierto.

El Equipo de Esfinge

A lo largo de esta extensa conversación entre padre e hijo, de lectura apasionante y gran rigor intelectual, se explica desde una perspectiva occidental en qué consiste exactamente el budismo y se buscan razones para comprender a qué se debe su auge en Occidente.

Pero más allá de ello Jean-François Revel y Matthieu Ricard, padre e hijo, filósofo agnóstico uno y monje el otro, tratan de dar respuesta a interrogantes en los que se sumergen la ciencia y la filosofia , la búsqueda humana y la espiritualidad en una larga conversación que enfrenta dos maneras distintas de vivir y de interpretar la vida: La racionalidad agnóstica y la intuición y vivencia espiritual como camino para acercarnos a
la verdad y ofrecer respuestas y bienestar al ser humano.

Jueves, 20 Septiembre 2012 02:49

¡No te lo pierdas!

Ya hace años que la revista Esfinge ofrece artículos de calidad y de temática variada. Siempre con un espíritu abierto, actual y didáctico. Pero los tiempos cambian, evolucionan y todo se moderniza. Por eso desde éste mes empezamos nuevos retos, nuevas secciones y estrenamos nueva imagen.

A partir de este mes de octubre, además de los cuatro artículos habituales, encontrareis además otras secciones periódicas de temáticas diferentes: poesía, cuentos, solidaridad, valores, libros, filosofía y Rock ´n´ Roll, etc.

Pero aunque nos hemos renovado y hemos cambiado el aspecto de la revista los artículos de siempre los podéis encontrar navegando por nuestra web pues todos y cada uno de ellos cumplen con las expectativas de la nueva etapa.

Este es el espíritu con el que iniciamos esta aventura ya hace años, y la Esfinge es el símbolo con el que queremos que nos asociéis y el que nos inspira para seguir trabajando mes a mes. ¿Por qué? Porque representa el enigma de la evolución de la conciencia humana. Porque queremos representar la encrucijada en la que se encuentra la actual humanidad. Si somos capaces de armonizar la tradición y la modernidad; la ciencia y el espíritu; lo individual y lo colectivo; lo occidental y lo oriental; el pasado y el futuro; lo micro cósmico y lo macro cósmico, etc. resolveremos el enigma que nos plantea la esfinge.
Como filósofos e idealistas prácticos, creemos que existe una posibilidad de desarrollar una nueva civilización más humana sobre la base de reconciliar estos opuestos. Esta nueva civilización no sería de una nación sino del mundo entero.

Y al mundo entero queremos dirigirnos, pues la revista Esfinge no tiene fronteras, es de todos y para todos.

Solamente nos queda daros las gracias por vuestra fidelidad y pediros que, como siempre, nos acompañéis en esta nueva etapa.

¡No os lo perdáis!

 

Jueves, 20 Septiembre 2012 02:00

Espacio para pensar

Convencidos de que la renovación es una exigencia de la vida, los que integramos el equipo de Esfinge nos hemos dedicado en los últimos meses a reordenar los espacios virtuales de nuestra revista, asignándoles nuevas funciones, planteando nuevas propuestas bajo la forma de secciones y colaboradores, que se incorporan para sumar esfuerzos a la tarea. Son espacios destinados a alimentar nuestros afanes de búsqueda, acompañados de la necesaria información y reflexión. Queremos aportar contenidos de calidad sobre los más diversos campos, presentados de manera accesible y compatible con nuestro modo de vida, tan apresurado, que a veces olvidamos lo importante y nos dedicamos a lo urgente.

Como a ti, lector, lectora, nos interesa todo aquello que pueda iluminar una marcha consciente y libre por la vida, todo aquello que nos proporcione argumentos para soñar con un mundo mejor. Como tú, lector, lectora, sabemos que no cabe la improvisación y que la ignorancia es muy peligrosa, más aún en estos tiempos complejos y convulsos. Por eso, renovamos nuestro empeño en rebuscar entre los más interesantes hallazgos de la inteligencia que, lamentablemente, con demasiada frecuencia se quedan fuera de los focos de la atención mediática, olvidados. Nosotros, en la medida de nuestras posibilidades, queremos rescatarlos y hacernos eco de todo aquello que está contribuyendo a que la esperanza no se pierda, en medio de la confusión y el miedo que nos rodean. Para ello no dudamos en desafiar a los abundantes enigmas, haciendo las preguntas adecuadas, tal como nos señala la Esfinge de Tebas, desafiando a nuestro anhelo de comprender.

Como decía el pensador romano Terencio, “nada humano nos es ajeno” y nos damos cuenta de la amplitud que abarca todo aquello que puede interesarnos y aportarnos elementos útiles. En esta tarea no estamos solos, pues contamos con todos los que se han ido sumando a lo largo de estos años de presencia en la red y nos han ido aportando sus sugerencias, sus críticas y sus hallazgos. Todos hemos ido conformando una “comunidad”, al estilo de Internet y nos alegra que nos vayamos reconociendo como vinculados a parecidas inquietudes y aficiones, convocados por este espacio de libertad de pensamiento y de expresión.

El Equipo de Esfinge

Página 1 de 2
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.