Junio 2015

Loquillo – Contento

Escrito por  Héctor Gil
Loquillo – Contento

El tema está bien enmarcado: Europa del Sur; principios del siglo XXI; recortes en educación, en sanidad, en decencia; crisis económica y de sentido; corrupción por todos lados...

Loquillo nos dice: «Júrame que nunca dirás: yo desisto, yo me siento a esperar». Que no nos rindamos ante lo que sucede, que sigamos dando batalla, en pie, verticales.

Son momentos duros, aunque filosóficamente interesantes, entre un mundo que se hunde y otro que vendrá y no sabemos cómo será. Y ante tanto desastre: permanecer contento, como propone Epicuro, el Maestro de la Felicidad. ¿Contento, cómo? Resistiendo, contentarse con el esfuerzo diario de mantener la dignidad, la autoestima y la honestidad en medio de tantos fracasos y fracasados. ¿Contento, de qué? De poner el valor no en lo que se pierde: dinero, posición, fama..., sino en intangibles morales: la amistad, el coraje, la defensa de los ideales. Epicuro también nos dice que el destino y la muerte no son males, que el dolor es fácil de soportar y los placeres del alma, fáciles de adquirir: un libro, una flor, una conversación, una canción...

Este tema de nuestro querido Loquillo podría ser tarareado por los epicúreos de la Antigüedad, que cultivaban la filosofía de la «contentación». Y por estoicos como Epicteto, que nos desafía a todos: nada hay que debas temer, excepto la  interpretación de lo que te sucede. 

Loquillo también desafía, como siempre: «Borra si es que puedes la sonrisa de mi cara; borra si es que puedes la sonrisa de mi cara… ¡Prueba, no lo lograrás!».

Molas mucho, Loquillo, cómo has ido renaciendo a lo largo de las décadas para seguir proponiendo cosas interesantes. Y tú, querido lector, ¿qué razones tienes para renacer y estar «contento»?

Medios

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar