Enero 2019

Entrevista exclusiva a Ken Wilber: Hacia la humanidad de conciencia y cultura integral

Escrito por  Héctor Gil
Entrevista exclusiva a Ken Wilber: Hacia la humanidad de conciencia y cultura integral

En este número especial de nuestra revista dedicado a Ken Wilber, ofrecemos una entrevista en exclusiva en la que el protagonista comparte con nuestros lectores algunos aspectos de su pensamiento.

 ¿Cómo es su salud hoy en día? ¿Cómo es su vida hoy?

Primero, déjame darte las gracias por tenerme aquí contigo. Quiero saludar a todos los que nos acompañan. En cuanto a mi salud, está bastante bien, gracias. Y en cuanto a mi vida, no tengo nada más que una enorme gratitud por lo que me han dado y por lo que he podido devolver. Una Gran Perfección Integral es una maravilla atemporal, y me he sumergido en esta conciencia desde mi adolescencia. Está siendo extraordinario, simplemente extraordinario.

¿Cómo define a Ken Wilber?

Bueno, esa es una pregunta interesante. Ken Wilber es simplemente una manifestación local particular del Sustrato de Todo Ser, al igual que todos los que leen esto son una manifestación de ese Ser. Resulta que Ken es una manifestación que se encuentra en este punto específico en el tiempo y en este punto específico del espacio y, por lo tanto, tiene una perspectiva única del mundo y lo que está sucediendo en él; de nuevo, como todos los demás. Mi perspectiva particular es ver el mundo a través de la suma total del crecimiento que he experimentado endespertar, en crecer, en limpiar y en mostrar; una vez más, como todos los demás. Y espero que mi desarrollo particular haya sido relativamente evolucionado en cada una de esas áreas, pero eso es algo que la historia debe decidir, creo.

¿Cuál cree que es su mayor contribución al conocimiento humano?

Mi mejor talento es, probablemente, el reconocimiento de patrones. Me gustaría pensar que mi «mayor contribución» ha sido un fuerte argumento de cuán importantes son prácticamente todas las disciplinas del conocimiento y el ser humano. Y esto para cualquier enfoque verdaderamente integral e inclusivo de cualquier problema. Necesitamos metaparadigmas que reúnan todas estas ramas del conocimiento, y no solo que intentemos seleccionar una de ellas y negar el resto.

Realmente necesitamos enfoques sintetizados, integrados e integrales para todos nuestros problemas, especialmente nuestros «problemas difíciles», si queremos llegar a algún tipo de solución viable. A menudo digo que «todo el mundo tiene razón». Y, por lo tanto, la verdadera pregunta para nosotros no es quién tiene la razón y quién está equivocado, sino cómo incluir las verdades parciales de todos en una visión general más amplia. Cuando se trata de varias disciplinas humanas, la pregunta no es «¿cuál es la correcta?», sino «¿cómo pueden encajar todas ellas?». Me gustaría pensar que he ayudado con esto.

¿La ciencia actual está redescubriendo el impulso evolutivo hacia arriba, lo que usted llama «Eros»?

De alguna manera, varias ramas de la ciencia moderna están descubriendo que los elementos de su campo de estudio están todos entretejidos y unidos en sistemas complejos y unificados que muestran una autoorganización creciente, o un impulso hacia un orden y una integridad mayores. Ilya Prigogine obtuvo el Premio Nobel por demostrar que incluso la materia insensible, totalmente muerta y no viva, si se aleja del equilibrio, escapará de la agitación resultante al saltar a un nivel más alto de orden, un impulso que a menudo se denomina orden desde del caos.

entrevista ken wilber

Este impulso inherente del universo para autoorganizarse, o para producir un orden a partir del caos, es ciertamente una forma de Eros. Y la existencia de este impulso es definitivamente una conclusión de muchas de las ciencias modernas. Solo recordemos que, cuando se trata de elementos como Despertar, llamados con diferentes términos en todo el mundo como iluminación, metamorfosis, moksha, satori… todos esos son experiencias directas e inmediatas de primera persona o conciencia pura. Y la mayoría de las ciencias dan conocimiento en tercera persona, conceptual y abstracto. Así que aprender una teoría científica sobre la unidad no es lo mismo que despertar directamente a la realidad real en sí. Todavía necesitamos que tanto la primera persona como la tercera persona se unan en un marco verdaderamente integrado.

¿Puede el proceso de involución, o la Creación del mundo por el Espíritu, ser verificado por la ciencia?

Depende de a qué te refieras exactamente con la palabra «ciencia». Si por «ciencia» te refieres al conocimiento basado en la evidencia de la experiencia sensorial, entonces, no, no puede. Si por «ciencia» te refieres al conocimiento basado en la evidencia de la experiencia en general, incluida la experiencia sensorial, la experiencia mental y la experiencia espiritual, entonces, sí. Existe una evidencia considerable para esto basada en la experiencia espiritual directa, inmediata y de primera persona.

Para usar los términos zen, si tienes una experiencia directa e inmediata de Vacío no dual, entonces verás inmediatamente cómo ese Vacío está dando lugar constantemente al mundo entero de la Forma (y que el Vacío y la Forma en sí mismos son «no dos» o no dual, o profundamente unidos). Con satori (el nombre del zen para «iluminación»), hay una experiencia directa de que, momento a momento, el vacío inmenso está dando lugar, y es uno, con todo el mundo de la Forma, y eso es involución. Y, siguiendo con el ejemplo del zen, esa realización, o ese satori, se ha transmitido de maestro a alumno durante casi dos mil años. Es una ciencia profunda del interior, una ciencia basada en la evidencia de la experiencia espiritual directa e inmediata.

Por cierto, no insisto de ninguna manera en que las personas que quieran usar el marco integral deban aceptar la dimensión espiritual de este marco. Se llegó a esa dimensión espiritual al observar literalmente todos los sistemas verdaderamente profundos de meditación y contemplación de todo el mundo, y luego usar los elementos que son comunes a prácticamente todos ellos.

Pero si no te sientes cómodo con cualquier tipo de realidades espirituales, entonces ciertamente puedes usar el marco integral sin usar sus elementos espirituales. Diría que, de todas las personas que utilizan un enfoque integral, aproximadamente la mitad de ellos incluye los factores espirituales, y aproximadamente la mitad de ellos, no. Estoy bien de cualquier manera, aunque yo mismo encuentro que las dimensiones espirituales son cruciales.

Muchas personas se consideran «espirituales, pero no religiosas». ¿Es esto un problema?

En realidad, no. Aunque, de nuevo, depende exactamente de lo que entiendas por estos términos. Una de las razones principales por las que las personas dicen que son «espirituales, pero no religiosas» es que existen al menos dos formas muy diferentes de compromiso espiritual que los seres humanos tienen y, de hecho, son muy, muy diferentes. Una es la experiencia espiritual directa e inmediata (lo que llamamos «despertar»): esta es una experiencia directa e inmediata del espíritu en primera persona (por ejemplo, como William James investigó en su clásico Las variedades de la experiencia religiosa).

La otra es cómo piensas sobre el espíritu, o interpretas al espíritu, o conceptúas al espíritu, lo que generalmente se llama «inteligencia espiritual». La inteligencia espiritual en sí misma es una, de una docena de «inteligencias múltiples» que tienen los seres humanos. Como todas las inteligencias múltiples, crece y se desarrolla a través de varias etapas de desarrollo (etapas que llamamos «del Crecimiento»). Una lista común de las etapas por las que crece la inteligencia espiritual es: de arcaico a mágico; de mágico a mítico; a racional; a pluralista y a integral.

El problema con la religión occidental de hoy es que sus formas más comunes provienen principalmente de la etapa literal-mítica. Y en esta etapa, una persona cree, por ejemplo, que es literal y absolutamente cierto que Moisés realmente partió el Mar Rojo; que la esposa de Lot realmente se convirtió en un pilar de sal; que Jesús realmente nació de una virgen biológica… y así sucesivamente. Esta es una etapa bastante temprana, incluso infantil, del desarrollo humano en general (un bajo nivel de Crecimiento).

Y las personas en el mundo posmoderno de hoy ya no creen ese tipo de cosas. Las encuestas recientes, por ejemplo, muestran que solo el 11% de los europeos del norte creen en esos mitos religiosos. Más bien, lo que mucha gente está buscando es una experiencia espiritual directa, inmediata y en primera persona de Despertar. Algo que pueden verificar por sí mismos y ver si piensan si es verdad o no. No quieren un sistema de creencias míticas (de un nivel bajo de Crecimiento), quieren una experiencia espiritual directa (de un despertar genuino).

Dado que la mayoría de las religiones occidentales institucionales se basan en los niveles míticos de Crecimiento, y la mayoría de las experiencias espirituales directas se conectan directamente al Despertar, entonces la primera suele denominarse «religiosa» y la segunda, «espiritual». Por lo que las personas quieren ser «espirituales, no religiosos». Es decir, quieren experiencia espiritual directa, personal, real… y no cuentos de hadas míticos.

Más del 90% de las personas que tienen una experiencia genuina de Despertar dicen no solo que lo creen, sino que es, con mucho, la experiencia más segura y creíble que hayan tenido nunca. Así que son «espirituales, pero no religiosos», lo que significa que dependen de la conciencia espiritual directa o el Despertar. Y ya no compran los mitos y supersticiones de la religión convencional que, como señalé, se basan en una etapa relativamente baja del Crecimiento de su inteligencia múltiple espiritual.

Señalo, por ejemplo, en La religión del futuro que, si la religión va a sobrevivir en el futuro, tendrá que abordar las principales deficiencias tanto en la inteligencia espiritual (o las etapas bajas de Crecimiento) como en la espiritualidad experiencial (o la falta de un verdadero despertar). En otras palabras, la religión occidental típica de hoy deberá:

1) Abrirse a etapas superiores de inteligencia espiritual. Ir más allá de lo mítico a formas racionales, pluralistas y luego integrales. Y 2) comenzar a incluir prácticas para un verdadero Despertar, que es de lo que trata la espiritualidad, precisamente.

entrevista ken wilber

Distingue entre las «estructuras de conciencia», que crecen y se desarrollan a través de varios niveles o estadios del desarrollo, un proceso que llama crecer , y «estados de conciencia», que involucran varios estados de lo que llama despertar. ¿Dónde se encuentra la humanidad actual en su crecer y en su despertar?

Permíteme decir, en primer lugar, que estas dos escalas se crearon al observar virtualmente todos los diferentes modelos de cada uno de los procesos que se encuentran en todo el mundo. Por lo tanto, los niveles o etapas que se identifican como el proceso de Crecimiento son el resultado de observar más de cien modelos diferentes de psicología del desarrollo (o modelos de crecimiento psicológico); hay cuadros de los cien de estos modelos que se presentan en el libro Psicología integral, por ejemplo. Así que una lista simplificada de esos niveles incluye, como mencioné anteriormente: arcaico, mágico, mítico, racional, pluralista, integral, y luego, algunas etapas superiores pero muy raras. La era mítica, por ejemplo, incluyó el asombroso período Axial, cuando muchas de las grandes religiones míticas del mundo se establecieron por primera vez. La etapa racional surgió en una escala bastante significativa durante la Ilustración occidental; a menudo se dice que esto es el comienzo de lo que llamamos «modernidad».

Luego, surgió la «posmodernidad» durante los turbulentos años 60, con el surgimiento del escenario pluralista relativista. Aquí es donde se encuentra esencialmente la vanguardia de la mayoría de los países desarrollados: el pluralismo verde y multicultural (aunque hay un número significativo de personas en prácticamente todas las etapas iniciales también –incluyendo la mítica y la racional–, y la batalla entre estas etapas es lo que llamamos «las guerras culturales»).

En cuanto al estadio más avanzado del crecimiento, o la vanguardia más avanzada de la evolución, esa punta en crecimiento que ahora comienza a existir en una escala cada vez mayor es el comienzo de las etapas integrales del desarrollo, un desarrollo pionero. El investigador Clare Graves calificó de «cataclísmico» y un «cambio monumental de significado».

Solo el 5% de la población mundial se encuentra ahora en esta etapa de vanguardia, pero es evidente que se está acercando. ¡Esto hace que sea un momento muy interesante para estar vivo! (Y felicitaciones a todos los lectores que se sienten atraídos por esta discusión, porque la discusión en sí misma se basa en estas etapas integrales, y el hecho de que esté interesado en esto significa que es muy probable que también esté en estas etapas avanzadas, por lo que es una forma de ¡ir!).

En cuanto a Despertar, la humanidad se está quedando bastante rezagada en esa área. Las grandes tradiciones generalmente dan cinco o más estados importantes de conciencia. A estos estados se les han dado muchos nombres diferentes, pero una versión de ellos es simplemente: burdo / físico, sutil / sueño, causal / sin forma, conciencia pura y unidad no dual (o iluminación en sí). La mayoría de las personas en el mundo de hoy todavía se encuentran en el estado de conciencia despierta solo en el estado de vigilia, pero ahora se está produciendo un ligero movimiento de los estados más densos a los más sutiles. Probablemente no veremos mucho movimiento aquí a menos que las grandes religiones en sí dejen de enfatizar la etapa mítica de la inteligencia espiritual en Crecer y, en cambio, empiecen a enfatizar los estados superiores de Despertar, incluida la conciencia pura y la unidad no dual. Hasta entonces, desgraciadamente, la mayoría de las personas continuarán tropezando, adormecidas y miopes, en el reino burdo.

¿Y qué podemos esperar para el futuro en estos desarrollos?

Sí, esta es de hecho la pregunta interesante. Probablemente, el área más emocionante, como sugerí de forma breve anteriormente, es que la vanguardia de la evolución de la humanidad (o Crecimiento) está entrando ahora en las etapas integrales del desarrollo. Estas son etapas radicalmente nuevas en la evolución humana: literalmente no hemos visto nada igual en tiempos anteriores.

Todas las etapas anteriores (como la arcaica magenta, la mágica roja, la mítica ámbar, la racionalidad naranja y la pluralista verde) se conocen a menudo como primer grado de conciencia. Porque todas tienen una limitación importante: cada etapa del primer grado cree que su verdad y sus valores son la única verdad y los únicos valores reales que existen. Creen que todos los demás están equivocados, son erróneos, ridículos o simplemente falsos. Pero luego, con el «salto monumental al segundo grado», las etapas integrales, creen que todas las etapas anteriores son importantes y deben incluirse, aunque solo sea por el hecho de que todas son etapas en una trayectoria completa y general del desarrollo humano. Y, de hecho, eso es correcto.

Pero nosotros, la humanidad, nunca hemos tenido, NUNCA, una cultura o sociedad basada en este estadio integral. En un momento dado, un pequeño puñado de individuos muy evolucionados llegó a ese estadio. Pero realmente es un estadio radicalmente nuevo en el que entre una humanidad colectiva. Pero debido a que es un estadio verdaderamente inclusivo y global, una sociedad basada en ese estadio sería la primera sociedad verdaderamente inclusiva y aceptadora que haya existido. No tenemos idea de cómo hacer una sociedad así, porque nunca hemos hecho algo así. Pero aquí es donde está la vanguardia de la evolución en este momento, literalmente, en este momento. Como resultado secundario de esto, estamos empezando a ver más metateorías transdisciplinarias y abarcadoras y paradigmas cruzados emergentes, como la metateoría integral. Realmente es un período increíblemente emocionante para estar vivo, incluso con todos los problemas desagradables que enfrentamos. Problemas que, muy probablemente, los enfoques más integrales ayudarán a resolver.

En cuanto a Despertar, la gran posibilidad de este proceso increíblemente importante es, de hecho, que las grandes religiones del mundo comenzarán a retomar y enfatizar los caminos y las prácticas que se sabe que conducen a la iluminación, a un Despertar, a la Metamorfosis, para que la gente en todas partes comience a tener un acceso genuino a su último fundamento de ser. Esto sería increíble, simplemente increíble.

Otra de sus contribuciones es la explicación de cómo se desarrolla la vida en todas sus líneas y niveles con el proceso de trascender e incluir . ¿Trascender e incluir es una ley del universo?

Bueno, ciertamente lo parece. Una simple mirada al amplio registro evolutivo hasta la fecha muestra un proceso muy claro de trascender e incluir: va de los quarks a las partículas subatómicas, a los átomos, a las moléculas, a las células, a los organismos y luego al Árbol de la Vida.

«Incluir» significa que el momento presente tiene que encajar con el pasado, tiene que abrazarlo, y eso es lo que hace cada una de esas etapas: los átomos, en realidad, abarcan los quarks, las moléculas que los envuelven completamente, los organismos incluyen totalmente las células, etc. Pero cada etapa superior, para ser «superior» en verdad, tiene que agregar algo nuevo, tiene que «trascender», y eso es exactamente lo que hace cada una de esas etapas. Así que las moléculas se mueven más allá de los átomos: abarcan, envuelven e incluyen totalmente los átomos, pero también van más allá de los átomos, poseen estructuras y funciones que no se pueden encontrar solo en los átomos. Las células hacen lo mismo con las moléculas, y los organismos hacen lo mismo con las células. Y así, arriba y abajo en toda la escala evolutiva, todos ellos «trascienden e incluyen».

Cuando los humanos emergen, siguen haciendo exactamente lo mismo: surge una etapa particular del desarrollo humano, y luego, a medida que el desarrollo continúa, la etapa se convierte simplemente en parte de la totalidad de la siguiente etapa. Y así sucesivamente en todas las etapas principales del desarrollo. Esto es trascender e incluir.

Parece ser una ley del universo porque esa parece ser la única manera en que cada momento de existencia exitoso puede encajar con los momentos previos. Por un lado, es totalmente obvio que este universo trae realidades novedosas, o nuevas, o emergentes a la existencia; como dijo Whitehead, este universo está marcado por «el avance creativo hacia la novedad». Y la única forma en que un momento genuinamente nuevo puede realmente encajar un momento previo es no solo trascenderlo, como lo hace con su novedad, sino también incluirlo, de modo que un nuevo momento vaya más allá y abarque el momento anterior, y que «trascender e incluir» parezca ocurrir en toda área importante en la que hemos mirado. Esto es importante, porque parece ser la clave de la evolución humana en sí misma.

¿Por qué tanta gente confunde las jerarquías de dominio con las jerarquías de actualización o crecimiento? ¿Se puede evolucionar sin jerarquía?

Sí, este es un problema enorme, enorme. La gran dificultad de hacer esto es que confunde totalmente una de las cosas absolutamente mejores que puede pasarles a los seres humanos, una jerarquía de crecimiento, con una de las cosas absolutamente peores que les puede suceder, una jerarquía dominadora. Si confundes las dos, entonces terminas abrazándolas o rechazándolas totalmente, y cada una de ellas es una pesadilla enorme.

Las jerarquías de crecimiento también se denominan holoarquías, porque están hechas de «holones». Un holón es un todo que forma parte de un todo más grande, y la realidad está básicamente hecha de holones. Ya vimos que los átomos completos son partes de las moléculas, las moléculas completas son partes de las células, las células completas son partes de los organismos, y así sucesivamente. Todas ellas son holones, y esos holones se despliegan en un proceso de crecimiento. Estas jerarquías anidadas ocurren a lo largo de la naturaleza y desde el momento del big bang hacia adelante.

Como señalé, así es cómo el universo descubrió la manera de que un momento encajara con el momento anterior de manera que incluyera «un avance creativo hacia la novedad». En los seres humanos, vemos que sucede el mismo proceso de crecimiento de holoarquías. El desarrollo moral humano, por ejemplo, se mueve a través de las amplias etapas de una postura egocéntrica egoísta (que solo se preocupa por el «yo»), a través de una postura etnocéntrica centrada en el grupo (que expande la atención de «yo» a «nosotros»), a una orientación mundicéntrica de cuidado universal (que expande la atención de «nosotros» a «todos nosotros»). En esta secuencia cada vez más inclusiva, de «yo» a «nosotros» a «todos nosotros», es importante entender si realmente queremos tratar a TODAS las personas de manera justa, sin importar la raza, el color, el sexo, el género o el credo. Los seres humanos no nacen con esos valores inclusivos, tienen que desarrollarlos, y lo hacen uno por uno, en diversas actividades de crecimiento.

Cuanto más alto se encuentre en una jerarquía de crecimiento, más inclusivo se volverá, más diversidad podrá realmente adoptar. Esto es cierto para todas las jerarquías de crecimiento de las que somos conscientes, por lo que estas son etapas de mejoramiento paulatino de la bondad y la integridad moral.

Ocurre el caso exactamente contrario en las jerarquías de dominio. Cuanto más alto vayas en una jerarquía de dominadores, más personas podrás oprimir, herir y dominar. Estas jerarquías dominadoras son definitivamente todas las cosas horribles que los escritores posmodernos dicen que son, y están detrás de prácticamente todas las formas de tiranía, opresión, esclavitud, racismo, sexismo, lo que sea. La razón es que el poder o la dominación siempre dependen de otorgar la posición privilegiada en una jerarquía de valores a unos pocos elegidos, y luego, los otros que están oprimidos se ven como parte de los niveles inferiores supuestamente «subhumanos». Una de las generalizaciones más seguras sobre la historia en general es que ha sido un impulso para superar y emancipar a los seres humanos de diversas jerarquías dominadoras: racista, sexista, etnocéntrica, tiránica.

Pero la única forma de superar las jerarquías dominadoras es moviéndose a las etapas superiores de una jerarquía de crecimiento. Las personas en las etapas etnocéntricas del desarrollo moral, por ejemplo, encuentran que la esclavitud está perfectamente bien con ellos, siempre que sea un «otro» quien esté esclavizado. La esclavitud puede parecer un error moral que todo el mundo puede reconocer hoy como malo, pero, de hecho, la esclavitud no se vuelve moralmente objetable hasta que una persona alcanza etapas de desarrollo centradas en el mundo. Y esto tomó un tiempo increíblemente largo en la historia humana. La esclavitud fue aceptada por todas las grandes religiones originales. Los cristianos adoptaron la esclavitud, los monasterios budistas tenían esclavos, la antigua Grecia –el hogar de la democracia– tenía esclavos.

Los seres humanos han estado en este planeta durante unos 300.000 años y, sin embargo, solo hace unos doscientos años se dieron cuenta de que una persona posea a otra persona no es una buena forma de tratar a alguien, así que fue solo durante un período de cien años. Más o menos desde 1770 a 1870 cada país industrial racional en el planeta prohibió finalmente la esclavitud. Esto ocurrió precisamente porque el desarrollo moral y cognitivo de las culturas había alcanzado una etapa de evolución centrada en el mundo, y no solo en unas pocas almas altamente evolucionadas, sino en una escala relativamente amplia. El mundo nunca había visto algo como esto, gracias a un crecimiento abultado.

Así que es muy bueno si, como sociedad, deseamos tratar a todas las personas de manera justa, independientemente de la raza, el color, el sexo, el género o el credo. Pero debemos recordar que tal actitud solo surge en las etapas centradas en el mundo de una jerarquía de crecimiento. Todas las etapas anteriores encuentran que la opresión, la dominación y el poder / control son totalmente aceptables.

Así pues, las personas que confunden estos dos tipos de jerarquías y luego eliminan todas las jerarquías, incluidas todas las jerarquías de crecimiento, en realidad están impidiendo que las personas pasen a etapas de bondad y compasión que, por ejemplo, prohibirían la esclavitud. Así que, en efecto, aunque ciertamente no quieren hacer esto, en realidad son estructuras de apoyo en la cultura, que quieren oprimir y dominar a las personas. Esto, no hace falta decirlo, no es bueno.

Solo un enfoque más verdaderamente integral nos permitirá ver estos y otros problemas similares y comenzar a actuar para curarlos, lo que nos ayudará a encontrar nuestro mejor y más brillante mañana.

Muchas gracias, Ken, un abrazo.

Gracias a vosotros, os deseo lo mejor a todos.

www.kenwilber.com

Compartir

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.